¿QUÉ ME ESTÁ PASANDO? Reacciones psicológicas y emocionales a la crisis del COVID-19 y cómo manejarlas

Ante una situación de crisis y emergencia a nivel global como es esta que estamos experimentando, nos vemos afectados a nivel emocional y psicológico. Sentimos cómo nuestro equilibrio anterior se ha visto fragmentado. Esta experiencia nos afecta a nivel individual, familiar, social y comunitario.

Aquí tienes un vídeo resumen con las reacciones psicológicas y emocionales al COVID-19 y cómo puedes afrontarlas:

Ante la crisis del COVID19 y las situaciones que genera, podemos reaccionar emocionalmente de forma intensa; esto puede interferir con nuestra capacidad para funcionar en el día a día, tanto durante la crisis (el evento traumático o sucesión de experiencias traumáticas) como tras ella.

Las personas víctimas de un evento traumático como este, sufrimos una alteración de nuestro esquema mental, emocional y afectivo, y podemos entrar en un estado de alarma constante, que compromete nuestro sentido de seguridad. Además, el mantenimiento de esta situación en el tiempo, genera la experimentación de distintas vivencias traumáticas que se suceden de forma contínua, por lo que no disponemos de la etapa de seguridad y calma necesaria para procesar las experiencias, resolverlas e integrarlas de modo adecuado.

Las reacciones a eventos traumáticos pueden ser múltiples, sobre todo en los primeros días.
Cada uno responderemos de un modo y con distintos tiempos. Debemos entender que no existe una forma correcta o incorrecta de sentir o de expresar el dolor y la preocupación.

Desde la exposición inicial a esta experiencia traumática pueden darse distintas fases:

  • Shock: sensación de irrealidad, extrañeza, de no ser uno mismo, no sentir el propio cuerpo, desorientación espacial o temporal, confusión. Es parte de la reacción fisiológica aguda al estrés y es un mecanismo para mantenernos a cierta distancia del evento, necesaria para amortiguar el impacto.
  • Impacto emotivo: variada gama de emociones como miedo, tristeza, culpa, rabia, ansiedad y confusión. Respuestas a nivel somático: trastornos gastrointestinales, dolor de cabeza, etc., ante la dificultad a recuperar un estado de calma. Pensamientos, imágenes o sensaciones intrusivas. “Marca de caín”: sentirse marcada/o por haber contraído el coronavirus, incluso ya recuperada/o de la enfermedad.
  • Afrontamiento: nos hacemos preguntas sobre lo sucedido, buscamos explicaciones;“¿Por qué está ocurriendo esto?”, ¿porqué ahora?“¿Que puedo hacer?”…
  • Aceptación: resolución de lo ocurrido. Integrar la experiencia, sintiendo que ha sido real, ha sucedido (me ha ocurrido a mí y a toda la sociedad, en ese momento). Sentirse vulnerable pero capaz de cuidarse y protegerse. Aprendizaje.
  • Convivir con ello: Afrontar los aniversarios de la/s experiencia/s vivida/s. Afrontar otras experiencias.

El trauma indica una falta de integración de la experiencia. El estrés mantenido que estamos experimentando ante esta crisis mundial, se convierte en traumático ya que su intensidad y duración puede superar las capacidades de procesamiento de nuestro sistema nervioso.

Serán más vulnerables a experimentar una mayor afectación psicológica y emocional, y trastorno de estrés postraumático (TEPT) aquellas personas con trauma de apego, trauma de desarrollo, TEPT previo…

AUTOCUIDADO

Para nuestro autocuidado y el de las personas que nos rodean, podemos seguir unas pautas:

  • Reconocer las propias emociones, nombrarlas y gestionarlas. Detectar y reconocer las dificultades. Entender que tod@s podemos tener distintas reacciones emocionales ante este evento traumático.
  • Atender al mantenimiento o al aumento de las propias reacciones físicas/somáticas y emotivas, para pedir ayuda si lo necesitas (apoyo psicológico de psicólog@s especialistas en trauma y crisis).
  • Hablar y compartir. Hacer desahogo emocional. Contar qué cosas nos han afectado, lo que hemos vivido durante esta crisis y como lo hemos vivido.
  • Respetar las reacciones emocionales de los demás: somos personas distintas y podemos reaccionar de maneras distintas
  • Tomarse tiempo para recuperarse: detectar nuestras necesidades, tomar distancia del evento. Darse tiempo para pensar, conectar con lo que sientes en tu cuerpo, llorar y compartir con tus seres queridos.

ESTRATEGIAS ADAPTATIVAS PARA AFRONTAR TU DÍA A DÍA

  • Descansar
  • Beber agua y comer con horario regular
  • Hablar/pasar tiempo con familia / amig@s
  • Hacer actividad física
  • Realizar actividades de relajación: meditar, relajación, mindfulness, yoga…
  • Compartir tus problemas o preocupaciones con alguien cercano
  • Ayudar a los demás: colaborar en actividades de nuestro barrio o comunidad (por ejemplo, voluntariado de apoyo telefónico, ayuda a personas mayores en la compra…
  • Establecer unos horarios y rutina cotidiana
  • Mantener contactos (videollamadas, videoconferencias, llamadas) con las personas que forman parte de nuestra vida.
  • Pedir ayuda a personas de confianza que te aporten seguridad
  • Limitar el uso/acceso a los medios de comunicación a uno o dos momentos del día. Ante estos eventos críticos estresantes tenemos la necesidad natural de buscar respuestas, no obstante debes protegerte de una sobreexposición.
  • Infórmate en fuentes fiables: OMS, Ministerio de Sanidad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close